Brexit + gobierno impredecible = Junio clave | Pedro Cervera

Brexit + gobierno impredecible = Junio clave

@PCerveraRuiz

Soy pesimista o quizás tenga miedo al cambio. Mi apuesta es Brexit (UK) y gobierno no recomendable (en España), con su impacto no sólo en nuestras vidas, educación de nuestros hijos y ambiente social sino con eco en mercados. Me quedaré en ese eco porque en las otras parcelas podría ensombrecer demasiado el corto plazo.

Hay miles de artículos y análisis sobre el efecto Brexit. En el muy corto plazo el descalabro vendría dado por el mencionado eco de los mercados y éste , a su vez, básicamente por las posiciones de los gestores de fondos.

Si yo fuese un gestor de fondos apostaría por salir a liquidez o por irme a un mercado que no pudiese contagiarse por la mala noticia. Desde mi humilde posición, ya que mis conocimientos me impiden llegar a Asia, me posicionaría en bolsa USA y en dólar por ende.

Las salidas a liquidez se realizan por inseguridad también, desde luego. En resumen caída de mercado de caída de divisa (GBP y EUR). En el segundo movimiento típico tras día D (recordemos que estamos en manos de fondos, grandes operadores etc que invierten a través de derivados) no me atrevo a predecir la tendencia que se impondrá. Hablo de tendencia porque será artificial. Creo que una vez hundidos ambos mercados se optará por recuperar la confianza artificial en uno y será el europeo. La lectura será “la zona euro reacciona y atrae a los inversores…”. Aunque sea por fundamentales y por ser toda una cesta de opciones inversoras, es lógico que se decida por Euroland. No obstante, los saltos son más fáciles de provocar si se juega con la libra.

Sé que me olvido siempre de los suizos. La verdad es que doy por supuesto que la posición en Suiza y franco es tan alta ya en casi todos los inversores que me limito a hablar de cierto % de posiciones adicionales. Quiero decir que Suiza ya ha atraído lo atraible.

Pasamos a clave nacional.En España la cosa es muy diferente y por casualidades e incapacidades políticas coincidimos en esas fechas, con ligero adelanto. Mi escenario aquí es como el de todos los que son medianamente conscientes de lo que puede pasar y no apuestan por 1/romper cualquier cosa bien por ignorancia o por ira, 2/fingir y disimular lo que sea necesario para hacerse con el poder.

Que alguno de los nuevos partidos no es tal sino sólo una estrategia para hacerse con el poder, está claro para mí. Para otros no tanto porque tienen grandes intereses en ver a advenedizos en el poder. No recuerdo qué era “lo peor que le puede pasar a un croissant” ( por cierto una birria de libro)  pero sí sé lo peor que nos puede pasar aquí. Va a pasar y podremos verlo televisado.

España tendrá su ración de desgracia estas elecciones. Decenas de miles de votos tejerán el resto de la tela de araña en la que estamos sumidos (ausencia de estrategia territorial salvo la extrema, deficiente nivel de políticos locales y regionales, demagogia anti recortes ignorante de nociones básicas de déficit, etc) y creo que ello nos empujará por la pendiente del tercermundismo.

Una pena el paso atrás (que seran cientos de pasos). El mercado responderá mal, cómo no.En este caso la bolsa me es más indiferente, me importa más la deuda pública que se encarecerá ahondando el agujero fiscal. Los gastos financieros tendrán un efecto letal para el equilibrio presupuestario al drenar recursos. Paradójicamente las fuerzas políticas que niegan austeridad o la anatematizan agudizan el efecto de reducción de inversión pública, dada la escasa preparación y rumbo político que los mercados perciben en ellos.

Es cierto que una bajada y previsión de corrección posterior del euro puede hacernos protagonistas de ciertos rebotes pero ello no genera en el español efecto alguno. Me explico: España se pondrá barata y especulativa. Pero sólo ganará dinero el inversor que entra y sale, a los demás nos dará igual. Podrá de nuevo comprarse lo que vale la pena muy barato, aunque con este contexto los jugadores inversores que entren en España pueden no ser los ideales. Piensen que casi seremos un mercado frontera (exagero) y sólo los valientes entrarán en sectores regulados (pues toda la regulación estará en duda), o crearán riqueza dada la incertidumbre fiscal (previsiblemente creciente presión). Para las empresas que esperan dinero del mercado la tormenta será perfecta y se verán subastados a la baja.

En el medio plazo la cosa puede cambiar, dada un previsible incremento de gasto público. Entrarán inversores y se generará movimiento pero a un precio tan alto que dejará a España (o lo que en ese momento seamos) sumida en una tumba de deuda. ¿Por qué? Bueno, imagine que usted entra a licitar obra pública en Venezuela o Nigeria. El precio al que usted construye incluirá una prima de riesgo desmedida, destinada a cubrir el riesgo de impago , cambios regulatorios, etc. Quizás haya empresas españolas que en el corto se beneficien de la opinión que el mercado tiene de ellas como “insiders”: revise quien -contra viento y marea- obtuvo ingresos con todos los gobiernos.

A un inversor particular es difícil aconsejarle sin incurrir en errores, dado que el horizonte de inversión de cada uno es diferente. Creo que es lógico pensar que si su fuente de riqueza y obligaciones está nominada en euros el corto plazo es neutro. Si se atreve a algo más, contaría con dólares o activos (como he señalado) en esa moneda. También  Coronas, Dólar Australiano, etc

Reitero que me gustaría que este post quede en ridículo y no acierte. Sería una gran noticia para todos que quede en evidencia y las cosas no sucedan de ese modo.

Sin comentarios | Leído 50 veces

Ambos comentarios y pings est?n actualmente cerrados.

Comments are closed.