Cosas que hacer en Madrid o Barcelona cuando estás muerto

@PCerveraRuiz

El título lo he cogido de una película de 1995 (Original: Things to do in Denver when you’re dead). El thriller es recomendable, un tanto fuerte pero bien llevado, sobre todo si se compara con mediocridades posteriores.

La idea final de la película es la que le da el título: antes de morir , el protagonista, completa una serie de acciones. Muchas sólo las puede hacer porque ya está, técnicamente,  muerto.

Encontramos hoy en España toda una generación (en realidad son casi 2,5 generaciones) de directivos, políticos, colectivos muy representativos entre los que hay gente muy viva y gente ya muerta.

En este segundo grupo hay a su vez dos tipos: ya muertos o morituri (esto es, los que van a morir).

Los primeros, como en “Los otros” no tienen muy claro si están vivos o muertos y siguen actuando como si nada. Quizás sea este el caso de algún político nacionalista o de algún pope superado. Siguen haciendo su vida, proponiendo cosas, en sus cátedras o en la presidencia de alguna comunidad, o club. Nadie realmente les ve u oye. Quizás algún medium que puede sentir conexión especial con ellos y transmite sus mensajes, ante la extrañeza y el escepticismo del resto. No se han detectado “posesiones” de estos espíritus. Los españoles somos sentimentales pero poco espirituales y no solemos ser víctimas de estos fenómenos.

También podríamos nombrar , dentro e estos espíritus vivientes, a otrora verdaderos cracks hoy perdidos en su torre de marfil. Un presidente de un gran banco español está en esa situación. En su megalomanía y desarrollo de estrategia cool, es hoy ya un cadáver activo, un espíritu rodeado de mediums o de gente con imaginación. Algún consejero delegado de alguna empresa del ibex (3 en concreto), también están ahí.

Los Morituri, son diferentes y , en parte, peores , más letales. Acaban de darse cuenta y pueden estar detallando en estas fechas una lista de cosas que deberían haber hecho y por miedo o respecto no habían hecho.

Nunca hasta ahora ha olido a relevo o a debacle ( en positivo: a cambio) en tantas esferas a la vez y parece que de ello pueden sacarse cosas positivas. Pero el resultado neto de depende de parte de estos señores que ultiman su copa y se deciden a salir del bar, aunque esté lloviendo.

Quitada la venda de la timidez e inseguridad ( a pesar de su experiencia, les afecta) van a acometer el check list de todo lo que no hicieron , de lo que se aguantaron u olvidaron. Como si no hubiese mañana.

Una derivada es que dejan colgado al séquito. Sus deudos son los primeros sorprendidos. Se desata el pánico.

Saben que puede que no vuelvan a entrar y ello les hace peligrosos, por honestos, por carentes de limitaciones…”no future” era la última frase que podría esperar oir desde el carro del heno.

Por favor, den más ejemplos concretos, que los tienen delante (o encima de ustedes).

 

Sin comentarios | Leído 246 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *