¿Dónde debería costar más una prenda de super low cost? (En España o en Austria?)

@PCerveraRuiz

Hay dos respuestas intuitivas:

Austria es un país en el que por su nivel de vida, el nivel de precios general es más alto. Luego TODO debería costar más que en España.

Por otro lado:

Las prendas de super low cost tienen allí menos mercado y por ello las imaginamos devaluadas hasta el extremos de error de stock, basura comercial que se liquida en un país en el que se despreciaría la calidad de ese producto. Por ello el precio sería extraordinariamente bajo en Austria.

En España, la regla se invertiría. El consumidor español (mayoritario) sólo consume ya low cost, luego el super low cost es un producto atractivo , apreciable y vendible.

El ejemplo debería someterse a un mejor análisis que el que describo a continuación (en número de casos , segmentos, etc. Lo dejo para doctorandos en microeconomía). Caso reciente. Pantalón super low cost de Primark:

España 4 euros

Austria 4 Euros

Olvidemos la gestión de stock de cada centro. Es cierta e influirá pero  dado que es un ejemplo, obviaremos este tema. La observación es realizada por una familia de clase media española y ha sido comprobada. Pero es mejor que realicen esa comparación por ustedes mismos en la web.

De lo anterior deduzco lo siguiente:

El precio del segmento inferior de producto (textil, en este caso) es hoy la opción central del consumidor español, empobrecido. Dado que éste carece de otras opciones el producto de baja calidad es su única opción y debe optar por consumirlo.

Y lo consumirá cualquiera que sea su precio, si es el menor que encuentra. Lo que no sabe es que ese precio reducido, ese precio tan pequeño es mayor proporcionalmente al que tienen en países cuyo nivel de vida duplica el suyo.

Los bienes giffen se extienden, como ya he abogado en otras ocasiones, más allá de los bienes básicos: Si un español sólo pudiese acceder a ese pantalón, lógicamente, la tienda primark subiría el precio. Y así, el super low cost sólo será low quality y el coste – y el margen- subirá a los ojos de un consumidor resignado que aún recuerda que hace un par de décadas se compraba prendas de Burberry’s o  Zegna.

 

Sin comentarios | Leído 130 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *