El verdadero obstáculo para la inteligencia artificial | Pedro Cervera

El verdadero obstáculo para la inteligencia artificial

@PCerveraRuiz

Toda innovación cuenta con fuerzas de oposición, que defienden bien una posición de mercado o bien un status quo.

Recuerdo que en 1999 cayó en mis manos un catálogo de SHARP con lo que entonces eran productos maravillosos. En la época en la que los portátiles aún pesaban 3 kilos y valían el equivalente a 3.000 euros y los proyectores alcanzaban los 6.000 y tenían dimensiones parecidas a una impresora láser, Sharp ofreció lo que luego llamaríamos notebooks. Aquellos microportátiles, que evolucionaban un diseño que sólo tenía entonces PSION, eran ligeros, del tamaño de un libro y baratos (800-900 euros , una tercera parte del portátil estándar de la época). El proyector, que era del tamaño de una linterna estaba literalmente adosado al ordenador. Era la herramienta perfecta para trabajo, presentaciones con audiencia reducida, etc y su precio posibilitaría un enorme ahorro de costes en empresas usuarias.

Desaparecieron. El catálogo y sus productos. No llegaron a tiendas, ni en España ni fuera. El mercado se defendió y pospuso (casi 8 años) la salida de variantes similares que cuando fueron democratizadas por precio también arrojaron prestaciones artificialmente rebajadas.

Es un caso real , no aislado, que podemos ver replicado en algunos modelos de coche de los 70 -80 que contaban con mejoras que fueron dosificadas hábilmente hasta mucho más tarde.

La dosificación de la innovación y la obstaculización de la salida a mercado fue la tónica durante años hasta la llegada de nuevas realidades: China, entornos abiertos de innovación (Arduino, por ejemplo), comunidades de usuarios, colapso de grandes tenedores de patentes (Nokia), etc

La inteligencia artificial se enfrente a algo parecido hoy. Su enorme utilidad es además un cuchillo de doble filo para sectores productivos enteros (servicios), fabricantes no adaptados (maquinaria industrial o agrícola) y sobre todo es una amenaza para el empleo. Aquí podemos empezar a pensar en gobiernos, directivos, sindicatos… todos ellos pueden tener algo que decir o que pensar.

Mi apuestas es que el verdadero obstáculo para la inteligencia  artificial es la torpeza humana. La defensa del status quo puede ser esencialmente legítima pero inexcusablemente retrógrada. ¿Imaginan una administración pública perfectamente digital con aplicaciones de inteligencia artificial realizando las tareas de miles de funcionarios? Sí, puede ser factible.

Muy bien ..y ahora qué hacemos con los funcionarios? No tengo nada en contra de la función pública (me vale para el ejemplo, la UE, UK o Espaaña) pero es un sector que utilizo como ejemplo porque no es capaz de ajustarse de forma flexible o medianamente rápida a los cambios relacionados con empleo-horas/hombre.

La IA entontrará enormes obstáculos administrativos, productivos, de regulación …al menos en países OCDE que no estén dispuestos a evolucionar de forma traumática. Son pocos los que se libra de este grupo. Mi segunda apuesta es que los países más atrasados y por ello con menor complejidad administrativa y menor tutela de sectores productivos (lobbies) se adaptarán antes. Apuesto por tanto por saltos cualitativos importantes entre países motivados por la elección de tomar la IA como herramienta de competitividad.

Darwin nos lo contó de forma muy clara. La capacidad de adaptación es la ventaja competitiva clave.

Negación o estupidez frente a inteligencia ha funcionado en el pasado. Mi tercer apuesta es que esta vez la inteligencia es muy inteligente y no se verá detenida, pero quizás sí ralentizada.

 

 

 

 

Sin comentarios | Leído 123 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*