Un ABC discutible del déficit público

@PCerveraRuiz

Pensar en déficit es pensar en un problema: en una carencia, en un deficiencia.

Ninguna empresa que pretenda ser viable más allá de un año o 2 puede soportar una cuenta de resultados tan tensionada que a) no le permite sino dar pérdidas y prolongar éstas eternamente, b) no le permite afrontar todos sus pagos y por ello aumentan sus cuentas de acreedores de forma continuada, c) obliga a sus accionistas a aportar fondos de forma irremediable.

No existe una empresa viable que se ajuste a este perfil. O al menos que seriamente pretenda llamarse empresa ( o cooperativa, etc).

Ninguna familia, como unidad económica, puede pretender vivir por encima de sus posibilidades mucho tiempo. Sólo podría hacerlo, como el caso de la anterior empresa, recurriendo al crédito. Pronto, sin embargo, el crédito se cerraría pues ninguno de los ejemplos podría – en el corto, medio o largo- pagar, siquiera, la carga financiera (intereses) de sus préstamos.

¿Muy ABC? …es mera introducción y mi pregunta hasta aquí es: ¿qué opciones tienen? En el caso de la empresa: reducir estructura de gasto, vender más y mejor, buscar nuevas líneas de producto o cerrar. En el segundo , ahorrar más, bajar el nivel de vida, cambiar de trabajo, emigrar, etc

Bien. Esa familia del ejemplo considera que una de sus obligaciones irremediables de pago son los impuestos. Estos impuestos nutren la administración del Estado que proporciona servicios públicos (desde seguridad a limpieza, coordinación normativa, carreteras, sanidad, etc). El pacto puede ser más o menos impuesto pero la aceptación general de esta transacción implica la confianza del buen uso de ese dinero en su proceso de transformación a servicio.

Así que nace una idea para la empresa y la familia: “idealmente me gustaría pagar los menores impuestos posibles y recibir los mejores servicios”. Como consecuencia directa estaría más contento con mi administración (los apoyaría) y tendría más dinero para mi ahorro y gasto personal.”

El turno de la administración: debo prestar servicios que financio con impuestos. Debo recaudar lo justo y sacar lo máximo de ello. Si lo hago genero realmente utilidad y riqueza a los ciudadanos pues conservan parte de sus rentas para otros menesteres: puede verse como destino de consumo, más ahorro (menos endeudamiento), más inversión en la empresa, etc.

La diferencia entre los ingresos de la administración y sus gastos es superávit o déficit. Si los gastos son mayores es déficit.

¿De dónde sale la posibilidad de que una administración pueda ser deficitaria cada año, eternamente, que gaste siempre más de lo que recauda? una de las ideas base es que los ciudadanos merecen los mejores servicios, incluso si no se pueden pagar. O quizás que la administración no es capaz de ajustar la eficacia de ese gastos (cuesta 2 euros llevar al ciudadano 1 euro en servicio, ejemplo).

Visto esto, la administración deberá endeudarse para seguir llenando esta diferencia entre recaudación y coste de servicio. Emite deuda de la que pagará intereses y , si un día tiene superávit, amortizará poco a poco. Idealmente – como en el caso de familias y empresas- el nivel de deuda debería ser proporcional a la capacidad de pagar.

¿Cómo se paga la deuda?: con los impuestos. La deuda es gasto de la administración efectuado antes de tener el ingreso suficiente para poder afrontarlo. Lo importante es la proporción y , sobre todo, pensar que debe pagarse, que no es una ilusión óptica.

Dos enunciados abiertos finales (no muy extremos) para posicionarse, bien en uno de ellos o en la extensa zona intermedia entre ambos:

1-El Estado no debería gastar más de lo que ingresa. Si debe hacerlo -necesidades, etc- debe tener claro que debe minimizar esa diferencia y obligarse a una disciplina que evite incrementar la deuda, que deberá ser pagada simpre por los ciudadanos.

2- El Estado debe gastar más porque es el principal motor económico de su propio sistema. Adicionalmente, el nivel de servicios debería ser fijado de forma independiente del nivel de ingresos (impuestos). En cualquier caso, si estos son muy insuficientes deben subirse. Si el nivel actual de trasvase de riqueza (entre quien tiene dinero y quien no) no es suficiente, es Estado puede endeudarse en función de sus necesidades y dicha deuda se pagará en el futuro.

Veo la 1 más viable y razonable. La 2 muy mala solución e inviable en el largo plazo.Es cierto que Keynes decía que “en el largo plazo, todos estaremos muertos”…

(dejo fuera a idea la cuestión monetaria: la creación de dinero, la inflación, etc )

Gracias por llegar hasta aquí y tengan cuidado ahí fuera, si deben posicionarse.

 

 

1 Comentario | Leído 85 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Un comentario en “Un ABC discutible del déficit público”

  1. Juan José de la Mata dice:

    El Estado no es una empresa. Debe prestar servicios públicos, que como la salud o la educación no pueden medirse en términos económicos a corto plazo.
    Yo estudié con beca. Ahora tributo más de un 25% en impuestos. Si no hubiera estudiado, probablemente no pagaría IRPF. Mi formación devuelve con creces lo que la sociedad me ha dado a mí.
    Otro ejemplo. En Castilla La Mancha la Presidenta Cospedal y su consejero de Sanidad con su máster en “Economía Sanitaria” han recortado los parámetros a examinar en la prueba del talón a los recién nacidos. Estadísticamente, a poca gente tocará una enfermedad congénita pero a los que les toca y no se les detecta a tiempo se les puede generar un daño irreversible que genera mucho gasto sanitario.
    Lo que hay que hacer es acabar con el fraude fiscal (las grandes empresas son las grandes defraudadoras de este país, según la Asociación de Inspectores de Hacienda) y con la corrupción, verdadero lastre para el conjunto de las políticas públicas.
    Otro ejemplo: servicio municipal gestionado directamente con un trabajador. Cuesta xx€
    Servicio municipal gestionado indirectamente con un trabajador. Cuesta xx € más IVA, más beneficio industrial y gastos generales. El ciudadano paga las mismas tasas, pues el coste del servicio no se reduce. El trabajador cobra un salario inferior por el mismo servicio. Tendrá menor renta disponible y demandará menos productos en el mercado. Sin demanda no hay consumo, y etc…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *