Una de las razones por las que a Eugene Fama se le da el Nobel

@PCerveraRuiz

 

Eugene Fama definió que un mercado era “informacionalmente eficiente” si los precios incorporaban en cada momento la información disponible relativa a los valores futuros. Así si ” los precios reflejan la totalidad de la información existente el mercado es eficiente “[Fama, 1970].

Si el mercado es eficiente y toda la información está en él, los activos que en el cotizan tienen el precio adecuado y los asesores-expertos, etc no tienen nada más que aportar. Sólo cuando hay ineficiencias pueden añadir valor

Dice el profesor Cochrane (también , como Fama, profesor de Chicago) que parte del estupor y la extrañeza sobre la eficiencia de mercado viene dado por la palabra concreta:

“Encuentro fascinante una reflexión que valdría la pena que fuese estudiada por filósofos e historiadores de la ciencia dentro de su retórica habitual. ¿Qué habría pasado sin Gene Fama hubiese utilizado otra palabra para su análisis? ¿Qué hubiese pasado si hubiese cambiado la expresión a, por ejemplo, la hipótesis de los mercados “reflectantes” como aquellos en los que los precios “reflejan” la información? ¿Estaríamos discutiendo sobre ello?  

El hallazgo empírico se realiza en los 70. Así cambia la perspectiva de muchas décadas de inversiones y surgen visiones que, tras aceptar esta teoría, se enrrocan en posiciones más extremas:

Por un lado, no habría realmente manera de ganar dinero en un mercado, más allá de la información privilegiada.

Por otro, si uno conoce perfectamente un valor o sector, encuentra que los profesionales que pretenden asesorar sus inversiones se quedan cortos por su lejanía al conocimientro real y demasiado intoxicados por su creencia en el mercado como un ente independiente. Así , sólo se genera alfa por parte del gestor  en el marco del corto plazo y de forma marginal.

Hoy estas afirmaciones parecen obviedades. no lo fueron ni lo son. Para comprobarlo, ¿cuántos inversores siguen el análisis técnico y obedecen a figuras imaginarias?

Un mercado no es una reacción química a observar y describir sino el reflejo de la información, con sus sesgos y ritmos. Los movimientos inexplicables suelen deberse  a deficiencias de información o deformaciones de la misma.

 

Sin comentarios | Leído 79 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *